“Creemos que hicieron desaparecer su cuerpo convirtiéndolo en carne de kebab”

En 2003 esta joven de 14 años desapareció sin dejar rastro, a casi 14 años una cámara de seguridad aporta una prueba crucial sobre el hombre que la secuestró.

La última vez que Charlene Downesfue vista con vida fue el 1 de noviembre de 2003. La joven  de 14 años Había salido de su casa para encontrarse con amigos en una galería local, al noroeste de Inglaterra, pero nunca fue vista de nuevo.

El caso ha sido una de las investigaciones más largas de la policía de Lancashire, que bordea casi 14 años, con una recompensa de 100.000 libras esterlinas que todavía se ofrece por cualquier información que conduzca a la condena de su asesino o asesinos.

Ahora, más de una década después, el caso de su desaparición ha dado un giro radical: la policía del condado de Lancashire ha detenido a un hombre de 51 años sospechoso de asesinar a la chica de, por aquel entonces, 14 años.

Los agentes sostienen que el hombre vivía en la localidad durante el mismo período de tiempo en el que se perdió el rastro de Downes.

No se ha encontrado ningún rastro de ella, pero los detectives creen que su cuerpo fue descuartizado y usado para preparar unos “kebabs” en un restaurante de la ciudad.

Vídeo de Seguridad la grabo en Blackpool el día de su desaparición.

Hace un mes se hicieron públicas imágenes de una cámara de seguridad en las que aparece Downes caminando con su hermana Rebeca en Blackpool el día de su desaparición. Como respuesta, la familia ha decidido demandar a la policía tras descubrirse que los agentes mantuvieron oculta la grabación durante 12 años.

“Resulta increíble que tuvieran el material todo este tiempo y que no lo usasen. Si lo hubiesen facilitado en su debido tiempo, quizá se habría hecho justicia con mi hija y ahora estaría descansando en paz”, ha declarado su madre al Daily Mirror.

La resolución del caso ha estado envuelta en la polémica desde sus inicios. En 2007, dos hombres fueron llevados a juicio acusados de matar a la muchacha. En unas grabaciones se escuchaba a los dos implicados afirmar que habían “picado” el cuerpo de la joven y la habían convertido “en carne para kebab”.

Sin embargo, el jurado no llegó a ninguna resolución y el juicio se aplazó. Un año después se canceló definitivamente por falta de pruebas.

En 2011, los agentes relacionaron la desaparición de Downes con una red de pederastia que captó al menos 60 chicas con las que mantenían sexo a cambio de comida, alcohol y cigarros.

Fuentes:

playgroundmag.netthesun.co.uk

 

 

Deja Tus Comentarios!